sábado, 12 de enero de 2008

de trenes y de ausencias


AL DUEÑO DE LOS TRENES DE MI INFANCIA: MI PADRE.
Viajábamos en tren
(la catenaria fue siempre una palabra misteriosa),
dominabas el mundo de mi infancia,
las vías, los andenes y las máquinas:
inglesas, japonesas,
el mito de las que no pudieron
subir de nuevo el puerto…
¿Caducan los recuerdos?
-no lo sé-
las lágrimas, compruebo, no caducan.

¡En qué orfandad la muerte traicionera
me viene acomodando!
Me acecha tan de cerca
que, a veces,
puedo sentir su aliento a mi lado.

Tal vez la catenaria redentora
me encarrile de nuevo
y vuelvas a ponerme una moneda
-en la vía-
al paso de algún tren de pasajeros.

3 comentarios:

Fátima dijo...

Cuando leo tus poemas siempre me suena de fondo tu entonación. Es lo que hace recitar los poemas como tú lo haces.Mmmm deberías pensar en hacer audios con ellos, es una pena que quien no te haya escuchado como interpretas tus versos se pierda la magia con que los envuelves.
Un beso

ESTACIÓN POETAS dijo...

una buena densidad poética, mi saludo desde colombia.

Esperanza dijo...

Un saludo también para tí, desde mi tierra de Asturias