lunes, 7 de enero de 2008

por el valle... el tren de cercanías (¡tan lejos!)


CERCANÍAS ( Cristina Peri Rossi )
No necesito ir muy lejos
para soñar
Un tren de cercanías me basta
Unas vías herrumbrosas que corren
al borde del mar
y ya me siento en otro mundo
Mi ignorancia de la nomenclatura
me permite bautizar con otros nombres
Mi ajenidad
-soy la extranjera, la de paso-
es la ciudadanía universal de los sueños
( Cristina Peri Rossi, de Estado de exilio )

6 comentarios:

Natalia Menendez dijo...

Es la segunda vez que pongo este poema en un blog esta semana, pero ya que hablamos de trenes hay que poner este:

HORARIOS NOCTURNOS

Acostado a tu lado, oigo los trenes.
Cruzan mi frente sus fugaces luces
rasgando el horror tibio de esta noche.
La pausa de silencio me deja una luz roja,
una nota sobre este pentagrama
de cables y de vías oscuras y brillantes.
Acostado a tu lado,
oigo cómo se alejan con el ruido más triste.
Quizá me he equivocado no subiendo a uno de ellos.
Quizá el último acierto
sea -abrazado a ti-
dejar pasar los trenes en la noche

(Joan Margarit)

Sombras en el corazón dijo...

He llegado aquí por los recovecos internáuticos de la más purísima casualidad... has dado a luz un blog como de soltera, hombre; a escondidas.
Esto hay que avisarlo y celebrarlo.
Esta muy bien distribuído y con poesía de alta calidad... por supuesto.

Un beso

Esperanza dijo...

Gracias por venir a visitarme, esta es tu casa.

Un beso

Esperanza dijo...

Natalia, también los trenes nos acercan, los mismos trenes, que veíamos con diferentes ojos...

Jorge Iván Argiz dijo...

Pero bueno.

¿Tienes blog y no me lo decías?

¡Mala, mala, mala!

Sin embargo no podrás impedir que siga viniendo por aquí, jeje

Esperanza dijo...

Me encantan las visitas, Jorge, tendré el café a punto (y alguna botellina en la nevera, jejeje).

un beso