viernes, 10 de octubre de 2008

Un poema

Salimos
con los labios manchados de besos
buscando otros nombres
que puedan nombrar, sin errores,
la luz del otoño,
el canto del viento,
la frágil caricia del ala de una mariposa,
el mar en invierno,
las noches de agosto,
el sabor de la fruta cogida de un árbol
que no es el nuestro…

Salimos,
con los ojos manchados de besos
intentando
atrapar la belleza,
exprimirle a la vida la fuerza
(y no lo sabemos…)
que llevamos dentro.

EM

3 comentarios:

sergio astorga dijo...

Salí de mi casa para encontrar Esperanza y encontre una palabra fresca envuelta en otoño.
Un abrazo.
Sergio Astorga

txe dijo...

y el polvillo ese de las alas de las mariposas que decían que si lo tocabas no podrían volver a volar.

y que era mentira, claro.

saludos!

Esperanza dijo...

SERGIO, la luz del otoño es la mejor de todas para salir a buscar, incluso con los ojos manchados de besos.

TXE, ¿entonces no era verdad lo del polvo de las mariposas...? Mejor para ellas.
Un saludo