sábado, 18 de octubre de 2008

la hora del té...



TÉ CON GALLETAS DE CONSUELO

Sé bueno
y no despiertes
las ganas de quererte de este sueño,
trae amapolas tibias
a la tarde
que se quema en silencio.
No olvides la receta del olvido,
por si el dolor amigo se hace intenso.
Deja las margaritas con sus hojas,
no me obligues a ver el “no te quiero”.

Sé bueno
y desmiga galletas de jengibre
que tracen el camino
-los caminos-
dulces o empalagosos,
que imagino hacia ti.
No importa si no llego,
iré saboreando cada miga…
(la vida es un misterio).

EM

3 comentarios:

sergio astorga dijo...

Esperanza, tal vez mi comentario no te llegue, tal vez mi comentario te incomode, pero te sigo leyendo entre silencios.
Saludos
Sergio Astorga

Esperanza dijo...

Sergio, te escucho con atención entre esos silencios.

un saludo

Jorge Iván Argiz dijo...

Me encanta. Sí es un misterio la vida, sí.