miércoles, 22 de octubre de 2008

PLENITUD

PLENITUD

Seamos uno
o mil, si es necesario,
hablemos de las cosas que no importan:
de la sonrisa tonta que yo tengo
cuando tu voz me toca;
de mis manos heladas que calientas
entre las tuyas tibias, generosas;
de la profundidad de tu mirada
que me sumerge entera y que me arropa.

Hablemos de las cosas pasajeras,
de las que no retornan:
de la nieve en la hierba,
del sol en la distancia,
de las luces brillantes de la noche,
de cada oscuridad que nos atrapa.

Hablemos
de las cosas que nunca alcanzaremos:
la mañana sin prisas,
la soledad anciana acompañada,
la verdad sin matices,
la transparencia amable y redentora.

Seamos uno,
o mil,
si es necesario,
seamos cada uno de los besos
que otros fueron dando,
seamos cada beso venidero…

Que cada abrazo sea nuestro abrazo.

( AMEN).

4 comentarios:

sergio astorga dijo...

A pleno pulmón te digo que el ritmo que otros tuvieron va bajando delicado, cotidiano, hasta el abrazo.
Con gusto te saludo.
Sergio Astorga

Esperanza dijo...

Con gusto te saludo yo también, Sergio. Y te agradezco que prestes atención a lo que escribo.

Un abrazo.

Marta R. Zabaleta dijo...

Que poema cadencioso y tierno, que canto al /del amor joven.
Me ha gustado,
Marta

Esperanza dijo...

Gracias, Marta. Gracias también por visitarme. Cuídate mucho.

Un beso