domingo, 28 de diciembre de 2008

en LUCES Y SOMBRAS

El cajón de la cómoda de teca
que almacenaba en orden mis camisas
ha sufrido un desahucio.
Y despierta vacío cada día
cuando voy al trabajo.
¿Para qué los botones
si ya no están
tus manos?

EM

4 comentarios:

ISABEL MIRALLES dijo...

Entre luces y sombras
caminamos todos los días,
entre luces y sombras
se nos pasa la vida
el amor y la esperanza...

¿llegará el día en que todo sea luz?

¡¡Mis mejores deseos para un Año Nuevo 2009, que nos llene de Paz y de Luz!!

Besos. Isabel

Esperanza dijo...

Muchas gracias, Isabel. ¡Ojalá el 2009 sea como tú dices!

Un abrazo

sergio astorga dijo...

Esperanza, esperemos tener hilo de cañamo para surcir el vacio.
Un abrazo de año por venir.
Sergio Astorga

Esperanza dijo...

Buen 2009, Sergio, y 2010, y 2011, y...

un abrazo