jueves, 18 de febrero de 2010

de película

La mejor película de mi vida no la volveré a ver más, fue hace casi treinta años, en un cine que ya no existe. Sigue sobrecogiéndome pensar en ella, si vuelvo a verla quizás pierda esa sensación y no pienso arriesgarme.
Siento la angustia y la liberación de la última escena del "hombre elefante" cada vez que la recuerdo. Cuando al fín había conseguido su dignidad como persona decide perder la vida haciendo lo único que lo separa de la gente corriente: acostarse para dormir. No fue la historia, fue su final lo que me enganchó.
Supongo que las emociones no están en lo que vemos o en lo que leemos, están en nosotros y a mí me encanta que me pillen por sorpresa.




No sé muy bien por qué he recordado hoy esta película, hay otras muchas que me gusta volver a ver.

2 comentarios:

Elwatio dijo...

La semana pasada la vi. La dieron por telecable. No la habia visto antes. Me dió pena el hombre elefante y me hizo reflexionar toda la película sobre lo crueles que somos lo humanos.

Esperanza dijo...

Elwatio, ¿qué versión viste? la primera o la más moderna en la que creo que el protagonista es un adolescente, aunque no la he visto y hablo de oídas, pero creo que no tiene un final tan impresionante.

Un saludo