sábado, 5 de diciembre de 2009

algunos domingos

Me gusta saborear
el tiempo que derrocho,
a manos llenas, no escatimar nada,
amanecer sin prisa en tu domingo,
respirar de puntillas la mañana,
ver tu aspecto
de niño abandonado
en el sueño indefenso de mi cama.

Me gusta (y me alimenta)
ser yo misma,
esos momentos en que no busco nada,
sola, completa, libre, definida,
capaz de dar y darme sin coartada.
Y vuelvo,
siendo más de lo que era,
al hueco que dejara en tu almohada.

EM

5 comentarios:

Carrachina dijo...

Esperanza sobre el tiempo que disfrutamos saboreando cada segundo, minuto y eternidad es lo que tenemos los poetas... sabemos valorar nuestro tiempo y espacio,,, y acurrucarnos en la almohada de nuestros sueños.
Abrazos

Esperanza dijo...

Carrachina, aprender a disfrutar de cada uno de nuestros momentos es difícil, pero no creo que sea sólo patrimonio de los poetas.

Un beso

Samuel dijo...

Me encanta este primer poema que te leo; te invito a que visites mi pobrecita casa de poemas: se llama PROBLEMA Y SOLUCIÓN.: www.samuel-aladecolibri.blogspot.com

ALE dijo...

Hermoso poema.

Esperanza dijo...

Samuel, Ale, gracias por dejarme vuestra opinión. Muy interesantes vuestros espacios.
Un saludo a los dos.