sábado, 24 de enero de 2009

Emily Dickinson

Pasan los siglos, pero seguimos intentando explicar lo inexplicable.









Belleza me asfixias hasta matarme
belleza ten piedad de mí
mas si hoy expiro
que sea con los ojos puestos en ti.




(Emily Dickinson, traducción de Silvina Ocampo)

4 comentarios:

sergio astorga dijo...

Esperanza, nunca el mundo fue mejor sentido que en los versos de Emily.
La traducción es fantástica.
Un abrazo meditado.
Sergio Astorga

Esperanza dijo...

Un abrazo también para tí, Sergio.

marisa dijo...

Magnífica escritora, de las que dejan huella. Un abrazo.
Por cierto sigo leyendo tu obra y me gusta muchísimo.Un lujo leerte

Esperanza dijo...

Gracias, Marisa. Un lujo para mí que me visites.