jueves, 26 de noviembre de 2009

Yo era hermosa
en un tiempo en que las palabras
venían y se iban cargadas de perfumes imposibles.
Yo era hermosa y el mundo no sabía de mi acento,
igual que la sonrisa inútil de un niño solitario
cuando sueña,
infecunda también esa belleza huída.

Ni recuerdo ya cuándo.


EM

6 comentarios:

Carrachina dijo...

eres hermosa por que tus palabras ya estaban escritas hace mil años atrás y tienen la misma fuerza que ayer.

Esperanza dijo...

Carrachina, al final siempre se escribe de las mismas cosas, será por aquello de "nada nuevo bajo el sol"...

J.Garés Crespo dijo...

Las palabras siempre van y vienen y nunca con el mismo significado.
Solo el olor del perfume permanece, son el recuerdo más indeleble.
¿Para cuando tu nuevo libro?.

Besos.

Esperanza dijo...

Es cierto, cuántos olores nos hablan en el recuerdo.
En cuanto al libro, en la editorial me dicen que saldrá en diciembre. Espero que sea así.

Un beso

ISABEL MIRALLES dijo...

Hola Esperanza, hacía mucho que no me pasaba por tu casa de poemas. Ha sido un placer leerte.

Besos!

Esperanza dijo...

Muchísimas gracias, Isabel. También es un placer pasar por tu casa.

Un fuerte abrazo